11
Feb
13

Surgen Corralas en El Viso y Mairena por el derecho a un techo

Corrala La Dehesa

Un grupo de vecinos sin techo de Mairena y El Viso del Alcor ocuparon el viernes unas casas abandonadas en la zona de La Cebonera (detrás del hipermercado Lidl). Se trata de personas jóvenes, entre la veintena y la treintena, con dificultades económicas fruto del desempleo y el agotamiento de prestaciones sociales. Es una de las consecuencias del drama social que se vive con la crisis. Cuando las cifras de paro se elevan cada vez más y se ceban en el caso de los jóvenes, se recurre a medidas desesperadas ya extendidas por todo el país.

Las viviendas ocupadas llevan 6 años sufriendo los estragos de los robos y del abandono: puertas arrancadas, ventanas sustraídas, cableado robado, etc. Es un contrasentido intolerable que haya familias sin techo, mientras sobran viviendas como las ocupadas.

Los nuevos vecinos del barrio, autodenominado Corrala La Dehesa, cuentan que, desde que se ocuparan las primeras casas, se produjo un efecto llamada. Aseguran que están dispuestos a hacer reformas en las viviendas a fin de hacerlas habitables, reformas que correrían de su cuenta una vez que vislumbren que su estancia es permanente. De hecho, no se niegan a pagar, siempre que sea un alquiler razonable. Afirman haber recurrido a la ocupación sin asesoría, aunque ya se han puesto en contacto con gente del 15M y de la Corrala La Utopía para que vinieran a asesorarles.

El efecto llamada se extendió a otras familias visueñas que se habían acercado por la Corrala La Dehesa, pero al no tener más casas libres optaron por ocupar otras casas, concretamente viviendas en la Huerta el Tuno, situada en El Viso del Alcor, detrás del instituto de secundaria Blas Infante.

Anuncios
13
Dic
12

Solidaridad postiza

índice

La crisis y la forma de afrontarla por los distintos gobiernos españoles está provocando un gigantesco número de damnificados. Es digna de encomio la labor que está realizando Cáritas en estos momentos en los que la crisis aprieta. Son muchas las personas de nuestra localidad que acuden a esta organización en busca de la ayuda que no encuentran en el Ayuntamiento para poder cubrir necesidades elementales. Todos los recursos puestos a disposición de Cáritas parecen pocos. Sin embargo, me llama poderosamente la atención como el gobierno visueño -que tendría que prestar los servicios que realiza Cáritas- está escatimando su ayuda, actuando de manera poco diligente, ridícula, miserable e insensible ante esta situación:

1º Incomprensiblemente se ha negado a destinar a Cáritas el dinero -unos 10.000 euros- que se ha ahorrado de los trabajadores que han hecho huelga el 14-N, cuando éstos le han pedido en varias ocasiones que tenga este gesto solidario.

2º A día de hoy, aún no ha hecho efectivo el dinero -3.000 euros- contemplado en los presupuestos municipales del 2012, correspondientes al Convenio de colaboración con Cáritas.

3º Dando muestras de una indolencia desesperante, ha tardado más de 2 años en entregar el dinero (1.000 euros) que la Policía Municipal y el Ayuntamiento decidieron donar hace dos años a Cáritas, correspondiente a los sueldos de los municipales que trabajaron el día de la huelga general del 29 de septiembre de 2010.

4º Para más inri, han rechazado una propuesta de creación de un banco de alimentos municipal.

5º Tampoco han destinado a Cáritas el dinero de la paga extraordinaria de la Concejala Anabel Burgos, al que renunció voluntariamente.

Tanta dejadez, tanta falta de diligencia sostenida, tanta insensibilidad -e incluso tanta torpeza política- quieren disfrazarla, ahora que se acerca la Navidad, con una solidaridad postiza y ridícula, consistente en una campaña de recogida de alimentos, que -por cierto- no le supone apenas esfuerzo económico al Ayuntamiento, pues serán los propios ciudadanos, una vez más, quienes hagan sus aportaciones. ¿Cuánto mejor y más eficiente no hubiera sido pagar todo lo anterior?

26
Nov
12

¿Eurotex o Eretex? Más despidos.

La última reforma laboral tenía un objetivo postizo (crear empleo) y otros ocultos (aumentar abusivamente el poder del empresario, debilitar a la fuerza de trabajo y facilitar y abaratar el despido). Los efectos perversos de la contrareforma laboral ya se están dejando sentir con toda la crudeza en las carnes de más de una persona visueña. Los últimos en sufrirla están siendo los trabajadores de Eurotex. Según nos han comentado, la empresa les ha presentado un ERE que contempla el despido colectivo de casi el 50% de la plantilla: 49 empleados. “Gracias” a la reforma laboral, las grandes indemnizaciones que le hubieran correspondido a muchas de estas personas, de haber sido despidas individualmente, se verán reducidas a unas cantidades ridículas.

Los sindicatos están siendo muy denostados por los mass media, pero la realidad es tozuda y nos demuestra que en las empresas en las que no existe práctica sindical la gente goza de menos derechos laborales, está más indefensa ante los abusos y tiene menos capacidad de respuesta ante los mismos. Eso es lo que ha venido ocurriendo en Eurotex. En esta empresa nunca ha habido elecciones sindicales ni, por consiguiente, convenio de empresa.

Sin duda, Cándido Rubio, a lo largo de su trayectoria empresarial, ha demostrado ser un empresario con un extraordinario instinto de clase, de la suya, por supuesto. Ha sabido utilizar a la perfección la táctica del “divide y vencerás”. Pese a los sueldos raquíticos de muchos de sus empleados, año tras año, se ha ido garantizando la docilidad de su plantilla. Se ha encargado de que en ella predomine el individualismo y el miedo y no brote el más minimo atisbo de solidaridad obrera. De hecho, recientemente -y sin negociación previa- les ha reducido el sueldo a la mayoría, sin que se haya exteriorizado la más mínima protesta. Ni siquiera en situaciones extremas como las de despidos, ha surgido la empatía y la resistencia obrera. Hace varios años despidió a 15 trabajadores sin que ello le supusiera ningún desgaste, dada la escasa oposición ofrecida por los afectados y sus compañeros.

Cándido no ha hecho honor a su nombre, es decir, no ha sido para nada cándido. Siempre lo ha tenido todo atado y bien atado. Como el procedimiento legal del ERE obliga a la negociación con los representantes de los empleados y empleadas, la empresa ha promovido a toda prisa la elección de una comisión de trabajadores, de manera que entre los electos que negociarán el ERE sólo hay un afectado por el mismo. Por supuesto, como “buen” cristiano, no le va a dar por vender parte de su patrimonio personal, acumulado también con el sudor de los de enfrente, para mantener los puestos de trabajo. Además, para que los empleados no hagan piña entre ellos, se ha encargado de que no haya unos intereses comunes. Mientras a una docena no les ofrece solución de continuidad alguna; a otros les ha propuesto que se conviertan en una franquicia de Eurotex.

13
Nov
12

14 de noviembre, huelga de trabajo y de consumo.

 

No estamos ante una crisis pasajera, estamos ante una crisis retornable, de ida y vuelta, ante una crisis de una civilización sin corazón, que antepone el dinero a las personas, que consiente que los paraísos fiscales crezcan al mismo tiempo que los infiernos de pobreza, que condena al hambre a cientos de millones de personas, pese a que en el planeta sobran y se tiran los alimentos para mantener intereses mezquinos.

 

Hoy, en España, estamos ante una auténtica bancarrota, provocada por un sistema fiscal regresivo, por la avaricia de los bancos y por la insensibilidad de las “autoridades” que, teniendo que controlarlos, les han dejado hacer y deshacer a su antojo. Se ha permitido que la economía especulativa se imponga sobre la economía productiva, que el sistema financiero se llene de “basura”, provocando una gravísima crisis humanitaria, de la mano de un volumen de deuda impagable y odioso, porque no ha repercutido en beneficio de la ciudadanía.

 

Este sistema absurdo e injusto y quienes lo han auspiciado, merecen ser repudiados. Los que nos han metido en esta crisis-laberinto no están legitimados para marcarnos la hoja de ruta para salir de ella. Los distintos gobiernos han sido cómplices de la burbuja financiera e inmobiliaria: la inflaron y no se preocuparon de explotarla a tiempo, de manera controlada. Para colmo, hoy, no quieren castigar a los culpables de la crisis, creada por el estallido incontrolado de esas burbujas. Todo lo contrario, quieren salvarlos, asumiendo la deuda de bancos y cajas. Quieren que se socialicen las pérdidas de las entidades financieras, es decir, que se sacrifiquen las clases trabajadoras y paguen los platos rotos por usureros y chorizos.

 

No es una crisis: es una estafa. Hoy estamos inmersos en una espiral irracional de recortes y ajustes, en unas políticas suicidas de austeridad, recomendadas por los más ricos y por sus corifeos, que nos están empobreciendo y que nos llevan al desastre y a la ruina. Lo que están haciendo con la población trabajadora y con el países una auténtica canallada, un saqueo en toda regla. Las políticas fiscales y de recortes que están aplicando, no sólo están siendo ineficaces y contraproducentes, sino que están beneficiando descaradamente a los culpables de la crisis: una élite financiera depredadora. Nos están quitando el trabajo, los derechos, las prestaciones por desempleo, las casas, la sanidad, la escuela pública y el futuro. La situación ha traspasado todos los límites tolerables, pero nos van a seguir apretando a los de abajo, mientras permanezcamos divididos y no ofrezcamos una resistencia masiva. Nos están tratando como conejillos de indias para comprobar nuestra capacidad de aguante.

 

La unión hace la fuerza. ¡Que no nos dividan! Los afectados por la crisis somos la mayoría de la población y tenemos que unirnos para defendernos de tantos ataques a nuestros derechos y para alumbrar una sociedad con más justicia social, de la misma forma que una minoría se ha unido para conseguir sus objetivos de clase: la oligarquía política y económica, una estructura de poder viciada e inmoral. Ellos están utilizando la crisis para sembrar el miedo y la desesperación, a fin de facilitar la explotación y el enriquecimiento, mediante una mano de obra sumisa y flexible, que acepte bajos salarios y peores condiciones de trabajo; para desmantelar el Estado del Bienestar; para privatizar servicios públicos rentables y convertirlos en un negocio; en definitiva, para aumentar su poder.

 

El tiempo del silencio, de ser súbdito, se ha acabado. Es el momento de sumar descontentos: tu malestar ante tantos recortes injustos, mi mosqueo, nuestra indignación. Si tú no te mueves ellos te manejarán, porque “quien calla otorga”.La huelga general es uno de los principales instrumentos de defensa que tenemos. No lo estropeemos. Apoyemos la huelga para que sea un éxito que fuerce a un frenazo en las políticas antisociales; para que lo prioritario sea el rescate de las personas. Cuando la injusticia se convierte en ley (amnistía fiscal, SICAV, desahucios, preferentes, socialización de las deudas de los bancos, recortes de derechos sociales, etc.) la rebelión con causa se convierte en deber. Si protestamos podemos perder, pero si no lo hacemos estamos perdidos con toda seguridad. La presión social, aunque parezca inútil no lo es. Ahí está el tema de los desahucios. Una gota continua ablanda al más duro peñón.

 

Por todo ello, hago un llamamiento para que mañana, 14 de noviembre, no trabajemos ni compremos; para que queden desiertos los comercios que abran; para que se llenan las calles de personas protestando. Acude a la concentración visueña que tendrá lugar en el Parque de la Constitución, a las 11 de la mañana, y a la manifestación de Sevilla a las 13 horas.

 

12
Ago
12

Granada Santos sí debe tener coche oficial

Hay gente a la que no le interesa el debate racional, solo la riña barriobajera. Más que plantear ideas, lo único que saben hacer es vomitar insultos. Parece que piensan más con las vísceras -sobre todo con el estómago- que con el cerebro. Su mundo pertenece al reino del simplismo, del maniqueísmo, del absolutismo o del daltonismo, porque “todo el que no es blanco es negro”. La complejidad le abruma, y en su cabeza de chorlito no entran las múltiples aristas que tiene la naturaleza poliédrica de la realidad.

Después de tanto exabrupto contra Granada, lanzado por un trío de francotiradores, creo que conviene separar la paja del grano e introducir un poco de racionalidad en el debate sobre coches oficiales, chóferes y sueldos de los políticos. ¿Por qué Granada o Domínguez no deben tener coches oficiales a su disposición?

En España, más que un excesivo parque de coches oficiales, lo que creo que existe es un exagerado e injustificable número de coches oficiales de lujo. Este problema, que por supuesto no lo ha creado Granada, no puede ser fácilmente solucionado por ella, por mucho repelús que tenga hacia el coche oficial (de hecho, hasta ahora, la mayoría de desplazamientos que ha hecho, desde que es delegada, lo ha realizado en coches particulares). ¿Qué puede hacer entonces? ¿Deja inactivos a los chóferes que son funcionarios y que cobren por leer el periódico? ¿No sería eso un mayor despilfarro de los recursos públicos?

En muchas empresas privadas y públicas, hay coches al servicio de los empleados para facilitarles el desarrollo de su trabajo o, de lo contrario, cobran el kilometraje hecho con el vehículo propio. Sin ir más lejos, en el Ayuntamiento de El Viso del Alcor, Sarín o Ramito disponen de un coche oficial, por modesto que sea. ¿Por qué, entonces, cargos políticos con una gran responsabilidad, y que tienen que hacer muchos kilómetros, no están legitimados para hacer uso del coche oficial? ¿Acaso tienen que ser más mártires que un simple empleado y reventar sus coches particulares? ¿Está más legitimado para ir en coche “oficial” un arzobispo -por poner un ejemplo- que un consejero?

Distinto es que usen y abusen del coche para todo. Me parece razonable, y exigible, que Granada o Domínguez se trasladen a su lugar de trabajo en su vehículo particular o en autobús, como to quisqui, pero, una vez allí, si cualquier día tienen una apretada agenda y tienen que estar en 3 sitios distintos y muy distantes unos de otros ¿por qué no pueden usar un coche de la empresa, o sea, oficial? ¿Acaso quienes los critican no lo harían?

Creo que lo que hay que eliminar son los abusos como, por ejemplo, que el coche sea solo para el uso exclusivo de la delegada o del diputado, y no de otros responsables, o ir en coche oficial a cuestiones no relacionadas con tu trabajo: reuniones del partido, fiestas, gimnasio, recados particulares, etc.

Lo mismo cabe decir respecto a los sueldos. ¿No es escandaloso que en cualquier profesión (futbolistas, cantantes, fontaneros, periodistas del cotilleo, técnicos de electrodomésticos o banqueros) se gane mucho más que en puestos de mucha responsabilidad política? Por ejemplo, en Andalucía hay cientos de miles de personas que ganan más que el presidente de la Junta, pero eso no parece escandalizar a nadie. De la misma manera que hay castas profesionales con muchos privilegios: registradores de la propiedad, directivos de bancos, profesiones liberales, etc. Griñan se ha reducido su sueldo a 65.532,78 euros anuales. Granada cobrará 41.372,21 euros brutos anuales. Y de ellos, “los que irán a su buchaca” -como dicen algunos energúmenos- escasamente llegarán a los 25.000 euros.

Moraleja.- De las crisis de ida y vuelta, no vamos a salir porque haya menos coches oficiales o porque los políticos cobren menos que los jardineros. De las crisis, se saldrá buscando un modo de organizar la sociedad más humano y más justo; con más y con mejores políticos.

04
Jul
12

De extrema gravedad

En el último número de los periódicos visueños he visto como Marina Martín ha sacado pecho para contarnos el chiste de que han aplicado “una política económica responsable y seria”, porque tienen “una deuda con los bancos de las más bajas de la provincia”. Ya sabemos que muchos la tenéis calada, porque esta mujer se ha acostumbrado a convivir sistemáticamente con las medias verdades y a pisotear el 8º mandamiento. Pero para ver la otra media verdad, la que esconde, no hace falta recurrir a ningún crítico con sus políticas. Simplemente hay que recordar lo que dijo hace unas semanas el Sr. Domínguez en Canal 12: “La situación del Ayuntamiento es de extrema gravedad. Los trabajadores deberían ser conscientes de ello, como lo es el Alcalde. Yo no se si en los próximos tres meses se podrá pagar la nómina”. 

Lamentablemente todo esto lo sueltan y se quedan tan panchos, como si fueran ajenos a toda responsabilidad, como si no fuera con ellos la cosa y manteniendo muchos de sus vicios, porque gobiernan para ellos, pensando antes que nada en los intereses de los suyos. Y por eso nos preguntamos: esta situación de extrema gravedad ¿tendrá algo que ver con los millones de euros despilfarrados en un matadero que al final ha terminado siendo propiedad de los bancos? ¿Y con el gasto desorbitado en horas extras? ¿Y con la hiperinflación generada en el capítulo de personal a base de contratados a dedo y liberados? ¿Y con las indemnizaciones por despidos improcedentes? ¿Y con los sueldos de los concejales del gobierno? ¿Y con el mantenimiento de administraciones paralelas como GUSAM? ¿Y con las duplicidades innecesarias de puestos para mantener a los allegados? ¿Y con los gastos irregulares pagados, pese a ser reparados por el interventor? De todo esto ¿es consciente el Alcalde? ¡Pues estamos aviaos, tanto si lo es como si no lo es!

El ayuntamiento ha venido comprando sistemáticamente la paz social en el consistorio. De hecho, una vez más, han querido chantajear a los sindicatos para que fueran cómplices de sus ilegalidades: “si sois buenos, retiráis las alegaciones al presupuesto municipal y miráis para otro lado, para que sigamos contratando a quien nos de la gana en mi cortijo, entonces os pagamos la ilegal revisión salarial contemplada en el convenio”. En parte, las secciones sindicales del ayuntamiento han sido corresponsables de este juego. De hecho, los propios trabajadores han estado divididos en cuanto al tema de las alegaciones y muchos eran partidarios de retirarlas y seguir haciendo la vista gorda ante las habituales irregularidades del gobierno visueño para así recoger algunas migajas.

Creemos que ha llegado la hora de que hagan un sindicalismo serio y paren tantos desmanes. Los sindicatos también tienen que hacer su propia transición y este es un momento de catarsis. Los trabajadores deberían ser conscientes de ello. Últimamente han amagado (con las concentraciones y con irse a los tribunales), pero no han dado, debido a la falta de unidad. Las tímidas protestas del patio han sido perfectamente encajables por el gobierno, que de momento va ganando la partida, pues cuenta con el miedo de algunos y con la sumisión de su ejército de enchufados. De ahí que se permita saltarse unilateralmente los procedimientos, el convenio y la preceptiva negociación colectiva con los síndicatos.

04
Mar
12

Parásitos de la movilización y del descontento

Tengo fe de que en el momento más oscuro puede surgir un nuevo amanecer con el que llevo soñando toda mi vida. Estamos inmersos en una crisis-estafa y, por tanto, esto no es una cuestión de izquierdas contra derechas, es de los de abajo contra los de arriba. Cuando los tiempos se ponen feos, la protesta se vuelve bella y necesaria. Por eso el miércoles 29-F acudí a la manifestación convocada por CCOO y UGT contra los recortes sociales y laborales. Iba comentando con mi amiga Lola que había mucha gente en la mani, pero que se echaba de menos a los parados y a los precarizados, pues debían ser ellos los primeros interesados en movilizarse. De pronto nos soplan la presencia de dos rostros conocidos y fijamos nuestras miradas en ellos: se trataban del alcalde visueño Manuel García y del diputado provincial Manuel Domínguez. Al unísono nos dijimos: “Esos no faltan, esos sobran aquí”. Los comentarios de los visueños que nos rodeaban no se hicieron esperar: “pero si estos son más pepistas que los del PP”, “desentonan tanto que parecen como gallina en corral ajeno”. Lo cierto es que resultaba cuanto menos pintoresco ver a dos enchaquetados entre tanto sindicalista de peto y entre gritos de “reforma laboral para la casa real”, “manos arriba, esto es un contrato”, “no falta el dinero, sobran los ladrones”, “hace falta ya una huelga general”, “gastos militares para gastos sociales” o “tenemos la solución, los banqueros a prisión”.

Es obvio que Manolo y Manuel obedecían consignas del PSOE y que no debieron de estar muy cómodos en ese ambiente, porque son rehenes de su política y de sus ideas y para asumir el rol de pescadores en río revuelto hay que echarle morros al asunto. Es el precio de la incoherencia. Los visueños que les vieron también estaban incómodos, pero con la presencia non grata de unos “compañeros” de viaje, que no de luchas, porque fueron vistos como el fiel reflejo de unos parásitos de la movilización y del descontento.

Y es que resulta cuanto menos incomprensible e inconsecuente -y no deja de tener su guasa adicional- que se manifiesten contra los recortes laborales y sociales quienes son fervientes partidarios de los tijeretazos en el ayuntamiento visueño; quienes se han mostrado como entusiastas defensores de la anterior reforma laboral que allanó el camino y modificó la legislación laboral para permitir el abaratamiento del despido y su subvención con fondos públicos, el descuelgue de los convenios, etc; quienes han ido incluso más allá que el propio decreto de Rajoy (20/2011) y se han aprovechado del contexto de miedo y crisis para sablear el bolsillo de los empleados municipales, mientras mantienen intacto el suyo; quienes son alumnos aventajados de las posiciones patronales más reaccionarias, porque desde hace tiempo vienen saltándose a piola el convenio de empresa, no reconociendo la antigüedad de los trabajadores, aplicando la movilidad sin tener en cuenta a la representación sindical o eliminando toda mejora de convenio a los más indefensos, en definitiva, han preconizado la paradoja de que nos apretemos el cinturón y al mismo tiempo nos bajemos los pantalones.

¡Tienen narices! Está claro que las reivindicaciones sindicales no son sinceramente sentidas por estos señores ni tampoco parece que sientan mucho los principios socialistas. Cualquier parecido con el socialismo en su política es pura coincidencia. Tienen una urna en la cabeza y sólo piensan en clave electoral. Para ellos todo vale, incluso el fariseismo político, con tal de conseguir votos. Son marxistas de nuevo cuño, pero no de Carlos, sino de Groucho: “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”.




noviembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Encuesta

Estadísticas

  • 107,078 visitas

aquí puedes leer el periódico que quieras